Empezar de Cero en otro país a los 40

Ahora todo es mejor y lo que menos que imaginé, es que eso solo sería posible cambiando absolutamente todo lo que me rodeaba. En Mayo de 2016 mi vida cambió para siempre, deje el hogar que había tenido por casi 40 años y di un salto al vacío. Me mudé a Perú escapando del peo de Venezuela.

Con 41 años encima y luego de haber luchado toda la vida por tener todo lo que había logrado aquí estaba yo, en otro país, otras costumbres, otra gente, otro mar, otra vida completamente diferente. Y es que una vaina es venir por vacaciones (ya había venido como 4 o 5 veces) y otro muy diferente es mudarte.

Impresiones de la primera semana fuera de tu país

A pesar de leer blogs y escuchar consejos de gente que ya ha pasado por esto, una sensación extraña invade tu cuerpo a los 3 o 4 días, y es que aquí “todo esta tranquilo”. Vivir 3 días sin las preocupaciones que me agobiaban en Venezuela, sin el estrés diario, sin el miedo de salir a la calle y que te maten por una pendejada, me estaba causando cierta ansiedad. Bueno eso se pasa mas rápido si sales a conocer el entorno y sobre todo si buscas trabajo, aunque eso no va a reducir tu sensación de desorientación, eso se te va pasando con los días.

Lo primero que vas a notar será:

  • El lenguaje, la gente tiene otra gerja, su español tiene algunas palabras cambiadas de significado, hay cosas que no puedes decir o te puedes meter en problemas. (Arrecho y sus conjugaciones por ejemplo)
  • No hay inflación, hoy vas a la tienda y preguntas cuanto cuesta: “5 soles” el próximo año vas y aún cuesta “5 soles”.
  • Los supermercados tienen de todo, sabes que alguien es venezolano cuando se toma selfies con los productos.
  • La gente es chismosa, si pues, luego del fútbol, es el segundo deporte nacional mas practicado, así que hay que cuidarse un poco de lo que uno dice.
  • Primero el futbol, segundo el fútbol y tercero el fútbol, te recomiendo que te adaptes y no trates de llevar la contraria.

Superado los primeros meses del cambio, la comida, es algo que en mi caso por ejemplo no me afecta tanto, yo puedo vivir sin arepas, pero hay mucha gente que se resiste al cambio alimenticio. Yo lo que recomiendo es “Adaptese”. Y hablando de arepas, si usted quiere sobrevivir vendiendo en la calle, venda lo que la gente ya conoce, las arepas son una novedad que no todos van a querer probar siempre. Si usted quiere vender algo en la calle, no se ponga exquisito, venda lo que la gente ya conoce.

1 año después de estar en Lima

¿Y ahora que? ¿Que nos depara el futuro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Santos Guerra